fbpx

Ante la insistencia de algunos Presidentes/as de algunas CC.AA. a la que se suman sus respectivos partidos políticos más el de Iñigo Errejón, en que el gobierno central decrete el CESE de toda actividad económica no esencial, cabría preguntarse primero por qué no es una solicitud unánime y por otra parte, que es lo que se esconde detrás de la misma.

¿Lo que realmente preocupa a la derecha estatal y autonómica es el bienestar de los trabajadores?, ¿evitar la expansión del COVID 19? o es pura demagogia y otra fórmula para desgastar al gobierno. A los que con sus recortes sociales les importó un bledo su repercusión en la sociedad, que como queda patente ahora se les fue la mano y mucho, con los recortes en sanidad (Madrid y Catalunya) ¿ahora les preocupa porque los ricos también son afectados por un virus que no discrimina por clases?

El govern  de Catalunya ya emitió La Resolució INT 2020 de 16 de Marzo, una especie de Decreto de Mínimos, pero sin porcentajes, mediante la cual declaraba qué empresas debían funcionar para el mantenimiento de los servicios esenciales. Y lleva reclamando el confinamiento total de Catalunya insistentemente. ¿Para qué?, ¿para proteger a la población de Catalunya de la entrada de la UME?

También el Presidente de Murcia ha hecho algo similar, poniendo como ejemplo que no era necesario que un invernadero trabajara cortando flores…

En  la Presidenta de Madrid que le gustaría, pero “no sabía” como “cerrar Madrid” tenemos otro ejemplo de “solidaridad” territorial.

Los partidos que gobiernan estas tres CC.AA. se destacaron en su día por realizar los recortes más salvajes en servicios públicos como la sanidad, además de privatizar todo lo que pudieron, y ahora se está viendo el nivel de afectación y de falta de medios. Tienen transferidas las competencias en Sanidad, ¿por qué no actuaron antes reforzando con profesionales y material?

Primero Madrid y luego Catalunya están siendo -por ahora- las zonas más afectadas por el coronavirus. Es verdaderamente preocupante el nivel de contagios que se está produciendo entre los trabajadores de la sanidad y de las residencias de ancianos, ambulancias… entre los que tienen que curar y cuidar. Eso es lo primero que debería preocuparles: tener bien equipados y protegidos a los trabajadores que tienen que atender a todos los servicios esenciales, además de los sanitarios y sociosanitarios,  declarar sus necesidades y pedir ayuda, que solo se está haciendo cuando ha entrado en colapso-Madrid- porque esa es su responsabilidad y si no saben o pueden, que devuelvan les competencias al Estado.

¿Estamos ante un problema sanitario o económico?

Evidentemente y en primer lugar, se trata de una pandemia que paulatinamente va afectando a todo el mundo, aunque algunos irresponsables gobernantes lo nieguen (Trump, Jonhson y sorpresivamente, López  Obrador de México) y que a nosotros nos está golpeando de lleno en estos momentos, pero que tendrá graves consecuencias económicas en el corto plazo.

El gobierno central ha puesto en marcha medidas sanitarias y económicas, que deberán ir modificando según evolucione la pandemia. Entre las medidas ya adoptadas, ha puesto en marcha instrumentos para que las empresas que no puedan continuar con su actividad, se acojan a un Expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), que garantiza a los trabajadores afectados parte de su salario sin consumir la prestación por desempleo. Entonces, ¿por qué la derecha política está tan empeñada en el cese total de toda actividad no esencial según ellos? Aparte de no ser fácil discriminar qué empresas no están concatenadas al mantenimiento de algunos servicios esenciales y para mantener el flujo de material médico-sanitario de todo tipo o el alimentario, lo tienen fácil las empresas que crean que su producción no es necesaria: presentar un ERTE.

Pero lo que pretende esa derecha es: que ni las empresas ni los autónomos paguen impuestos ya devengados (aunque trabajaron sin problemas más de dos meses de éste año) y que el gobierno decrete el cierre de sus empresas sin más y amnistía económica total...Es decir, que la fiesta la pague el gobierno central que además de todos los gastos extraordinarios que deberá afrontar, carecerá de ingresos por vía de impuestos de sociedades, etc. Si nadie cotiza ni paga impuestos, ¿cómo se mantiene el Estado de Bienestar por escaso que sea? Puede que aquí haya alguna clave de por dónde van algunos dirigentes.

Si alguna CC.AA. quiere y sabe “cerrar” su territorio que lo haga con cargo  a su propio presupuesto y que su fiesta se la paguen ellos.

Esta crisis está dejando en evidencia muchas carencias y no sólo las producidas por los recortes en los servicios públicos. Estás poniendo al descubierto la falta de talla política y ética de algunos dirigentes autonómicos y estatales cuyo cargo les “tocó” en la rifa de su partido, pero que carecen de categoría para desempeñar un cargo público.

Tiempo habrá para pasar cuentas y valorar lo que se ha hecho y se va haciendo. Lo que ahora nos debe preocupar es frenar los contagios PROTEGIENDO con los EPIS que cada trabajo requiera a los que NO PUEDEN QUEDARSE EN CASA, con todos los medios posibles, a los que tienen que cuidarnos, curarnos, alimentarnos…

Luego proteger también económicamente a los que no van a tener ningún tipo de ingreso y sí gastos, a los más vulnerables y, en esa línea, parece que se está trabajando bien.

Las empresas que consideren que lo que hacen es prescindible, presentan su ERTE y la Seguridad Social paga una parte del salario de los trabajadores, que no consumen su prestación por desempleo y las empresas tiene ese empleo “congelado” para cuando se pueda reanudar la actividad.

Lo otro, el cierre total, sin ningún compromiso sobre el empleo futuro de esas empresas, ES BENECIFIO NETO del capital y una forma sibilina de querer cargar sobre los de siempre el gasto de la crisis sanitaria y por supuesto, de atacar al gobierno actual.

25 de Marzo de 2020

Izquierda Socialista Federal y Republicana